jueves, 6 de septiembre de 2012

Concepto de Salud.


CONCEPTO DE SALUD

Al estar investigando sobre la historia y evolución del concepto de salud podemos notar que hay una infinidad de personas que han querido crear, definir, mejorar y evolucionar tal concepto, sin embargo, jamás se logra adaptar a todas las posibles situaciones en las que se pueda encontrar el individuo con respecto a su estado de salud.

De todos los conceptos leídos coincido con el siguiente:
·         La salud es algo que todo el mundo sabe lo que es, hasta el momento en que la pierde, o cuando intenta definirla” (Gregorio Piédrola Gil)

Por lo tanto, si tuviera que definir el concepto de salud diría que:

El concepto de salud es tan inseparable del de enfermedad que no puede ser definido con exclusión de éste. Los seres humanos adquieren conciencia de la salud a través de la enfermedad. De ahí que la salud haya sólido definirse de modo negativo, como ausencia de enfermedad. Por el contrario, entendiéndola desde una vista positivo podemos decir que implica  los conceptos de integridad, eficiencia y total funcionamiento de mente, cuerpo y adaptación social. La salud tiene que ver con el ser humano en su totalidad, es decir, con el ser humano entendido y contemplado en todas sus perspectivas y categorizaciones (plano corporal, psíquico, social, etc.). La salud no es una condición, sino una adaptación. Tampoco es un estado, sino un proceso. Podemos decir que la salud es un estado (se puede estar sano o no), pero también es un proceso (se desarrolla en unas determinadas coordenadas espacio-temporales), una condición de posibilidad (uno puede ser una persona sana o no serlo, tanto en lo mental como en lo físico) y un ideal (es una tendencia hacia la máxima felicidad o el mayor bienestar posible). La salud, por tanto, puede ser considerada como un bien no sólo a preservar o recuperar, sino también un bien susceptible de ser disfrutado y aumentado.

La salud es aquella manera de vivir autónoma (es decir, con libertad de escoger y, por tanto de estar informado y con sentido crítico), solidaria (o sea, colaborando con los demás) y alegre que se da cuando se va asumiendo la propia realización. La salud es, por tanto, definitoria de la felicidad personal y colectiva, del bienestar en general, y, por tanto, no se trata de un fin en sí mismo, sino de una condición necesaria para una vida plena, autónoma, solidaria y humanamente feliz. Esta concepción de la salud es dinámica, cambiante de acuerdo con las condiciones de vida y las ideas de cada sociedad y cultura, y supone, más que un estado o situación, una forma de vida, una forma de estar en la vida. El concepto está sujeto a percepciones históricas, culturales, religiosas, sociales, filosóficas, económicas y políticas concretas. La salud está implicada en las distintas dimensiones que componen a la persona y la relación de ésta con su entorno, por lo tanto, dependerá entonces de aquél estado bueno o normal de un determinado organismo en un momento y lugar dados.

Por lo tanto, podemos concluir con que se trata de un concepto múltiple, porque permite distintas visones del mismo, ya sean grupales o individuales; relativo, porque dependerá de la situación, tiempo y circunstancias de quien lo defina y para quien lo aplique; complejo, porque implica multitud de factores, algunos de los cuales serán esenciales o no dependiendo del punto de vista que se adopte; dinámico, porque es cambiante y admite grados; y abierto, porque debe ser modificable para acoger los cambios que la sociedad imponga a su concepción.


Karla Trujillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada